La técnica en el snowboard

Antes de deslizarte sobre tu tabla de nieve como un profesional, necesitas dominar las siguientes técnicas:

  • Postura. Flexiona ligeramente las rodillas y los tobillos mientras mantienes el torso erguido, el pie delantero firme, los brazos semiabiertos y la mirada hacia donde te diriges.
  • Deslizamiento. Durante el recorrido, haz lo posible por ejercer una presión uniforme con ambos pies. De esta manera, evitarás que el canto de la tabla se clave en la nieve. Ahora bien, cada vez que desees aumentar la velocidad de deslizamiento, deberás recargar el peso de tu cuerpo en el pie delantero.
  • Patinar. Es posible patinar en terrenos planos que tengan muy poca o nula inclinación. De modo similar a como lo harías con una skateboard, deberás fijar el pie delantero a la tabla y utilizar el pie trasero para impulsarte. Para mantener el equilibrio, apóyate en el canto.
  • Pivotar. Empieza por girar los hombros, continúa con la cintura y termina con las piernas, sin modificar la presión que tus pies ejercen sobre la tabla. Otra técnica en el snowboard consiste en hacer rotaciones en reversa girando únicamente la cintura y las piernas, y dejando el torso inmóvil.
  • Caerse y levantarse. Si vas a caer hacia delante, permite que la tabla se deslice y se resbale hacia atrás tanto como sea posible. Después, ponte de rodillas en la nieve, impúlsate con las manos hasta apoyar la tabla en el suelo e incorpórate gradualmente, utilizando los brazos para mantener el equilibrio. Por otro lado, al caer hacia atrás, coloca las manos debajo de las rodillas y pon la barbilla en el pecho, e impacta en el suelo con la espalda. A continuación, dobla las rodillas y los tobillos, y toma impulso con la mano trasera para lograr ponerte en cuclillas y levantarte.

Publicado

en

por

Etiquetas: